UNA MAESTRA EN KATMANDÚ, 30 AÑOS DESPUÉS